Tipos de Rellenos Nórdicos

Elegir un buen nórdico es fundamental para poder gozar de un buen descanso. Uno de los aspectos que debes de valorar a la hora de elegir un nórdico es el relleno con el que cuenta. Esto es muy importante y debes de tener en cuenta que tu nórdico va a permanecer contigo durante muchos años. En este artículo vamos a ver algunos de los tipos de rellenos nórdicos más habituales para ayudarte a llevar a cabo tu elección.

Nórdicos naturales

Como bien puedes imaginar, los nórdicos naturales son aquellos que cuentan con un relleno natural. En este caso vamos a ver los nórdicos que están rellenos de plumas y plumón, seda y lana. Además, veremos también los nórdicos sintéticos o de fibra.

Plumas y plumón

relleno nordico de plumon de oca cama de 90 cm

Este relleno de nórdico suele una mezcla de pluma y de plumón, por lo que no se trata en su totalidad de uno solo. Por otro lado, sí que sería importante conocer el porcentaje de ambos, ya que cuanto más plumón, mejor. Un nórdico que cuente con una mayor cantidad de plumón también será más caro, ya que suele ser más escaso y, por lo tanto, está más cotizado.

La preferencia por el plumón se entiende mejor conociendo las ventajas que este tiene. El plumón es mucho más ligero, por lo que el nórdico pesa menos y es más cómodo. Además, ofrece un mejor aislante y también transpira mejor. Esto se traduce en una mejora considerable del descanso.

Tanto la pluma como el plumón empleado en estos nórdicos proviene de los patos y de las ocas. Si buscas un nórdico de calidad, procura que el plumón sea de oca, ya que tiene una mayor calidad que el del pato. Habitualmente encontrarás una mezcla de ambos en los nórdicos, ya que el de oca también está más cotizado.

Las principales ventajas del nórdico de plumón es que cuenta con un gran poder aislante, es mucho más resistente y acaba proporcionando un mayor confort.

Por otro lado, también tiene algunos inconvenientes. Hay que tener cuidado a la hora de lavarlo y, evidentemente puede producir algún tipo de alergia en aquellas personas que sean alérgicas a las plumas, además, no son tan baratos como otras opciones.

Seda

edredón nordico de seda de morera

Otra opción de lo más interesante, son los nórdicos de seda. La seda es un material que produce mucho calor y que además es hipoalergénico, por lo que lo puede utilizar cualquier sin problema. Como te puedes imaginar, un nórdico de seda es muy suave y resulta de lo más agradable al tacto.

A diferencia de los nórdicos de plumas, aquí no es que nos encontremos con encajes de seda dentro del propio nórdico, sino que este se encuentra elaborado a través de varias finas láminas de seda que se sobreponen las unas con las otras formando el edredón al completo.

A pesar de que la seda es un material que ofrece mucho calor, lo cierto es que es bastante transpirable. Esta propiedad permite que se pueda usar sin problemas durante todo el año. Si decides comprarte un nórdico de seda, lo único que tienes que tener es cuidado de no mancharlo para evitar dañar a su tejido. De todas maneras, si por el motivo que sea necesitaras lavarlo, acude siempre a una empresa profesional.

Las principales ventajas de estos nórdicos de seda es que los ácaros dejan de ser un problema. Por otro lado, son bastante finitos y muy ligeros y, sin embargo, proporcionan una gran cantidad de calor. A su vez, estos edredones son termorreguladores, es decir, son aptos para todo el año. Finalmente, cuentan con todas las ventajas que tiene la seda, es decir, son de lo más agradables al tacto.

Los principales inconvenientes de estos nórdicos de seda es que son de lo más delicados. Procura no mancharlos o tendrás problemas. Por otro lado, como es evidente, debido a todas las ventajas con las que cuentan este tipo de edredones, son algo más caro que otros edredones en particular.

Lana

relleno nordico de lana

El nórdico de lana es otro de los más habituales y recurridos, principalmente destacado por el calor que ofrece. El calor de estos edredones recuerda al de las mantas de lana de toda la vida, una calidez prácticamente inmediata que se agradece especialmente en invierno.

Un edredón de lana lo vas a poder lavar en la lavadora siempre que lo necesites, siempre y cuando tengas un programa especial para la lana. Se trata de un aislante estupendo, por lo que va a resistir a la perfección en las condiciones más duras.

A pesar de la fama que tienen los edredones de lana y la facilidad que tienes a la hora de encontrarlos, la verdad es que no se encuentran entre los más utilizados hoy en día.

La principal ventaja con la que cuenta un edredón de lana es el fuerte calor que aportan. Precisamente por este motivo, es bastante habitual encontrarlos todavía en las casas de los pueblos donde la calefacción es algo más escasa. Además del potente calor que desprenden, se trata de un edredón que se lava sin problema.

Por otra parte, los edredones de lana cuentan también con varias desventajas. En primer lugar, son unos edredones que cuentan con muy poca transpirabilidad, sobre todo si los comparamos con los de seda. Además, debido al calor que desprenden, pueden resultar un poco más pesados y solo están recomendados para el invierno. Finalmente, no es apto para todo tipo de pieles, las sensibles deberían de evitarlos y, por raro que parezca, no son tan baratos como pudiera parecer.

 Nórdicos sintéticos o de fibra

San carlos relleno nordico sintetico 105

Por último, dejamos de lado a los nórdicos más naturales para hablar un poco de estos nórdicos sintéticos o de fibra.

Estos nórdicos sintéticos se encuentran rellenos con microfibra. Este material está compuesto por una gran cantidad de burbujas pequeñas que sirven para que la microfibra sea bastante más ligera y transpirable en comparación a otros nórdicos naturales.

También cabe la posibilidad de encontrar nórdicos sintéticos que se encuentran rellenos por fibra hueca. Esta fibra hueca siliconada se parece en el tacto al relleno habitual que podrías encontrar en un nórdico natural. En estos nórdicos, se encuentran mezcladas las microfibras con algunos materiales vegetales, por ejemplo, el bambú.

La tecnología juega un papel bastante importante en estos nórdicos sintéticos. Gracias a las modernas técnicas de producción nos encontramos con unos nórdicos 100% hipoalergénicos, más ligeros, lavables y encima mucho más baratos. Es un hecho que no acaban siendo tan buenos como algunos fabricados con materiales naturales de primera calidad, pero sí que acaban siendo más útiles que una manta.